La vida era perfecta al llegar las vacaciones; más si esas vacaciones se disfrutaban en la casa materna de Banco Obrero en Cocorote

domingo, diciembre 10, 2006

La Negra Romero

La Negra, como normalmente llamamos a Cleotilde Romero, es una cocoroteña que ha sabido ganarse la admiración y el cariño sincero de los pobladores de Cocorote.
Esta hermosa mujer, llena de juicio y trabajo ha sabido levantar su familia a cuesta de grandes sacrificios, identificando al mismo tiempo las necesidades del pueblo que la vio nacer; razón que la catapulto a ser una luchadora social innata de Copei y luego de Convergencia, al lado siempre de otro insigne yaracuyano: Rafael Caldera.
Por otro lado, luego de vivir en Maracay y Puerto Cabello, mi madre volvio a su lar nativo en vista de la muerte de mi padre. Estuvimos un corto tiempo viviendo en casa de mi abuela tata y luego vivimos alquilados un breve período en una casa propiedad de la Negra, la cual quedaba unas tres casas mas arriba de la esquina donde vive ella(creo que en ella vive Inés, su hermana). Esta casa era de tipo "rural", creadas por el Ministerio de Obras Públicas y por Malariología en épocas ya distantes y se caracterizaban por ser económicas y muy versátiles...
Pero esta casa tenia algo raro, en sus bases habían unos huecos que eran aprovechados por culebras para hacer sus guaridas invernales, así que en más de una ocasión tuvimos que culminar nuestros juegos infantiles en el patio de una manera drástica. Fue entonces que nos mudamos para Banco Obrero..
En una oportunidad mi muy querida maestra Crescencia de Hernández me solicitó que trabajara con ella en unas elecciones. Recuerdo que era la primera vez que votaba y ya no sé a que estaba aspirando la maestra que era seguidora de Edmundo Chirinos candidato del Movimiento Electoral del Pueblo. El día de las elecciones, me tocó trabajar con la Negra Romero quien estaba participando por “El Tigre” en la Tovar y Tovar. Apenas probando bocado, estuve desde la madrugada de ese domingo hasta pasada la medianoche en la escuela, contando los votos y lo peor del caso es que ya a las ocho de la noche se sabia que habían ganado los adecos, mientras que yo con ganas de irme a mi casa me mantuve hasta el final sólo por la constancia de la Negrita quien nos exigió a todos los integrantes, que no abandonáramos las mesas para evitar que la decisión del Soberano no se perdiera por vía de las peripecias adecas en las actas.
Algún tiempo después en unas elecciones de gobernador, me la volví a encontrar en el preciso momento en que yo estaba haciendo la cola para votar y ella por su condición de miembro de una mesa (como siempre lo ha sido) le permitieron entrar sin hacer cola, aprovechando para votar abierta e irreverentemente encima del escritorio de los integrantes sorteados que presidían para aquel entonces la mesa uno de la León Trujillo y nadie se atrevió a decirle nada. Je, je
Con muchos años trabajando en el Liceo Fernando Ramírez y luego como diputada del Cley, hoy la Negra reside en la plenitud de su vida, rodeada de sus hijos y nietos
Negra, se que has estado malita de salud, así que espero de todo corazón que te mejores pronto y que sigas siendo ejemplo de las nuevas generaciones de yaracuyanos y en especial la cocoroteñas...

2 comentarios:

caribe dijo...

Mi maestra de kinder era hija de Crescencia, se llama Celeste. Se de la casa q hablas, al frente vivia Isidoro hermano de la negra. Y tambien me acuerdo de esas elecciones, en la casa se armo la rumba porq eramos adecos :-) Estan buenos los cuentos, me hacen recordar full cosas.

Elier dijo...

a proposito caribe, yo le hable de tu blog a Celeste y le prometi que le iba a imprimir el cuento donde la citas pero se mudó de Cocorote y la vi de refilon el 3D pero se me perdió.
-----
verrga, adeco y caraquista, no se como me caes tan bien je je.