martes, diciembre 26, 2006

La disco de Aracelys

Esta discoteca, situada un poco más abajo de la cancha de la plaza Bolívar de Cocorote, fue el lugar de encuentro, parranda, bochinche, empates y amor de las parejas y parranderos de los años 70´s.
Alguna vez visité la disco pero ya era una pantomima de su mejor época, corría el año 85 y la calidad del Chimborazo (al lado de bowling), la Star Light (en el centro de prensa), la discoteca Il Paso (en el hotel Yaracuy, cerca de la entrada de la Ascensión) y la Gruta (la actual Dr. Lemmon) imponían la moda cuando se andaba de juerga.
Sin embargo, muchas parejas cocoroteñas dieron sus primeros pininos donde Aracelys: la escasa luz y la música suave hacían un lugar perfecto para enamorar a punta de bailar abrazaito, y más de uno encontró en ese lugar, los derroteros que lo llevaron al altar o hacia una barriga no planificada je je.
Es evidente que los que están cerca de los cincuenta (o en sus alrededores) son los que recuerdan con mayor énfasis la discoteca de Aracelys, puesto que era el único lugar en Cocorote donde se podía recurrir a disfrutar de buena música para bailar y de unos cuantos tragos o birras de tal manera de pasar un buen momento.
Me comentaba Orquí que en una oportunidad mientras estaban en pleno baile, entró Benardino Rivas en su condición de prefecto para chequear con una linterna en mano, las marramuncias que hacían los muchachos de la época al amparo de la oscurana alcahueta: situado en medio de la pista, con una mano en la rodilla y con la otra dirigiendo el halo de luz hacia las esquina del local, se convenció por sí mismo que Aracelys no tenia ninguna cama allí adentro... Una guará, lo que pensaba Benardino era que al lado de la pista dizque habían camas dispuesta para echar fly a quien se le antojara, a vaina pa´ buena.
Lo cierto del caso es que marcó una época y si no me creen , pregúntenle a sus viejos, que muchos cuentos recordarán…
¡no compita, a mi usté no me va a mete miedo, sálgase de ese mogote que lo que está buscando es que lo pique una mapanare!

No hay comentarios.: