miércoles, agosto 26, 2015

Desempolvando

Dicen que a la tercera va la vencida. En esta ocasión se me ocurrió utilizar una imagen distinta al bancobrero original a ver si conseguía ponerme al día nuevamente. La verdad es que me interesa volver a escribir, sobre todo de eventos que van desarrollándose y es bueno dejar alguna referencia.

A propósito de lo anterior, vale decir que al comienzo de mis primeros post, me hacía acompañar del Mauricio con mucho énfasis, pero como sucede siempre al llegar la adolescencia, el chamo tiene muchas cosas que hacer. El nuevo acompañante se llama Elier Alberto, quien en estos días no pierde oportunidad para andar del timbo al tambo con mi persona y es por ello que se los presento.



Es bueno acotar que, como anda de vacaciones, me lo traje a Fundacite Yaracuy para sacarlo de la rutina (o meterlo en otra) je je, bueh, no le gusto mucho eso de andar solamente en la oficina sino que anduvo mas por su cuenta que otra cosa y por supuesto, como son pocos los visitantes por estos días de asueto, mis compañeros estuvieron atentos al muchacho; inclusive, cuando nos llegó la hora de comer hasta le consiguieron un poco de su plato predilecto pero un tanto desaparecido: caraotas (con un toque de azúcar), con arroz y tajaditas. Caramba como pasa el tiempo, llegó el primer nieto y no sólo eso, pa'rriba y pa'bajo como la cochina de Martín Garrido.