martes, diciembre 19, 2006

El cuento fantasmal de Oscar Arenas

(ojo pelao cuando pase por aquí de noche)
Esta historia me la contó Oscar Arena, que la sufrió en carne propia por lo que es arrancada de la vida misma…
Resulta que en una noche que se encontraban echando cuentos y tomando cocuy el sietemechas, Josué y Osquita en el trailer de perros calientes de Freddy Tortolani, se les hizo las dos de la madrugada cuando de repente empezaron a suscitarse una serie de eventos insólitos.
Todo comienza cuando una gandola que había subido desde el barrio Libertad por la calle que está al lado del cementerio frente al bloque 14, les llamó la atención por lo extraño que su conductor maniobraba el enorme vehiculo (al parecer el chofer venía observando lo que luego a ellos los asustó)
Es importante acotar que la gandola se paró por un momento casi al final del estadium o campito Eliecer Camacho para luego arrancar de manera violenta hacia Banco Obrero.
Observando con curiosidad, el grupo de muchachos se hacían preguntas del por qué el chofer actuaba así, ya que a esa hora no había nadie por todo aquello y su veloz aceleramiento era propio de algo anormal.
Luego de pasar la gandola, se pusieron a observar que cosa había hecho reaccionar de ese modo al gandolero y en el acto todos divisaron una aparición alta y rauda que fugazmente atravesó la calle desde el campito hacia el cementerio.
Sorprendidos, hacían comentarios sobre lo que “posiblemente” había atravesado la calle a la vez que sopesaban la posibilidad de que alguien estuviera haciendo algo extraño en ese lugar; por lo que dándose animo entre ellos mismos, se pusieron de acuerdo para llegar hasta el bloque 14 y preguntarles a los muchachos que normalmente se la pasan allí, si habían visto la misteriosa figura antes de que se difuminara en los espacios del camposanto cocoroteño.
Sin embargo, cuando al fin se dispusieron a llegar hasta los bloques y apenas habían alcanzado la casa de la maestra Benigna, divisaron que en el bloque 14 no había nadie pero como los mataba la curiosidad, siguieron caminando hasta alcanzar la esquina del cementerio que está frente al electroauto Charles.
Al llegar a este punto comenzó el vía crucis: una imagen vestida de blanco y desmesuradamente alta hizo su aparición por encima de la pared del cementerio, cual si fuera una persona montada en zancos y los despavoridos muchachos lo que hicieron para protegerse fue abrazarse unos a los otros y cerrar los ojos mientras uno de ellos les gritaba con terror que la imagen seguía allí, mirándolos fijamente hasta que desapareció bruscamente.
Repuestos del susto inicial e indecisos hacia donde huir, no daban crédito de los que les había sucedido y en vez de devolverse hacia el trailer de Freddy, lo que hicieron fue lo contrario: caminar hacia la entrada del cementerio movidos por la última gota de escépticidad que les quedaba, deduciendo que quizás la cruz que está en lo alto de la entrada era lo que habían visto, o alguna persona les estaba tomando el pelo.
Al llegar a la entrada no divisaron nada, pero al instante una brisa fuerte les hizo presentir que algo siniestro les iba a suceder por lo que emprendieron la huida a todo galope, mientras el mismo susto les hacia sentir que a pesar de todo el empeño que le pusieron a la despavorida carrera, algo sobrenatural los frenaba.
Al final llegaron al trailer de Freddy resueltos a irse cada uno a dormir, pero como tenían mucho miedo tuvieron que esperar que un taxi pasara para llevarlos hasta las puertas de sus casas…
Cómo Freddy se dio a la tarea de regar lo ocurrido, muchas personas recordaban que unos años atrás existió en el campito, (desde donde se supone salió la alta figura) una casita maquiavélica que tenía como una especie de cachos, aún cuando otros señalaban que se trataba de una mini subestación eléctrica que surtía de electricidad al antiguo matadero municipal (hoy Ollantay`s) y algunas casas circunvecinas que era lo único que se divisaba en el antiguo camino real hacia el río San Jerónimo el cual se caracterizaba por una nutrida arboleda. Lo cierto es que ya sea por los malandros o lo sobrenatural esta zona es definitivamente un lugar que muchos evitan en las noches, a excepción de las parejitas que no tienen real para ir al Géminis.

¡cuidaito compay gallo, cuidaito!!!!!!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

coño es dificil creer algo como lo que le pasa a osquita, de todas maneras hay que tener mucho cuidaito porque de que vuelan vuelan lo que si se puede creer es que freddy tiene una lengua arrecha y es preferible caer en drogas que en la lengua de el!! jeje saludos a araibel.

Anónimo dijo...

Epa, a mi me parece que esa es una broma de la gente de Ollantays que tienen zancos y el que los llevo por ahi en el camión fue Macho, el hijo de Elsita q pertenece a ese grupo

Elier dijo...

Pobrecito, no se metan con Freddy que esa es la manera de llamar a la clientela. Adrian menos mal que ese día no estaba porque le hubiera dado un ataque

caribe dijo...

Mi abuela fue la q mas se movio para conseguir ese estadio, te acuerdas del equipo de chamitos? Los Leones de Cocorote. Nosotros si jodimos por esos lados, ahi pase un monton de momentos de mi infancia, una vez sacaron una mamarra culebra de mas de dos metros! No recuerdo q habia antes, tampoco recordaba q en Ollantay's estaba el matadero. Si contamos de los muertos en Cocorote no terminanos hoy :-)
El Geminis jajaaaaaa de bajo pa' abajo!

Elier dijo...

Claro Caribe...Mi esposa, que no le gustan los blog, del tiro registró tu galeria y gozó un puyero con las fotos del equipo (deberias hacer un tag de los Leones). Me comenta que participó en el equipo femenino "Las Leonas" pero era tan bueno que nadie le salió al ruedo je je.
Un saludo de quien disfruta de tu blog a pesar de que seas caraquista y NO te metas con el Géminis, que luego del cinema y del beisbol es lo único que tiene los cocoroteños para gozar.. je je