sábado, marzo 03, 2007

Aniversario Escolar

Ayer estuve acompañando junto con la negra, a Mauricio en el aniversario de su escuela “Dr. León Trujillo”, con sus cuarenta años de formación continua de juventudes cocoroteñas.
Y es que como la escuela nos queda “a pata de mingo” me queda tiempo para acompañarlo en las mañanas (hasta que él lo desee), y por supuesto que la maestra Miriam tiene bastante contacto conmigo, lo que indudablemente aprovecha para decirme como va “el muchachito ese” cuando se comporta mal o “el lindo de Mauricio” cuando se ha comportado excelentemente.
Por supuesto que como era una fecha especial, fui invitado a asistir a los actos conmemorativos, los cuales comenzaron con una misa de acción de gracia en la Santa Iglesia Parroquial de Cocorote “San Jerónimo” y luego la ofrenda floral ante la efigie del padre de la Patria en la plaza Bolívar de Cocorote en donde una de las maestras ofreció un pequeñito y ameno discurso sobre la labor desempeñada por el extinto Doctor León Trujillo y el devenir de estos cuarenta años (en otro blog se los entrego), y luego los niños entonaron las gloriosas notas de nuestro himno nacional.
Vale destacar que fueron unos momentos bastantes agradables, puesto que el cura ofreció una misa acorde con la edad de los niños, aunque tuvo que valerse de todo un arsenal para que prestaran atención, toda vez que la iglesia de Cocorote está invadida de una bandada entera de pequeñas golondrinas que, con sus vuelos y trinares tenían a los niños entretenidos del sermón jeje.
No obstante, cuando por fin se concentraron en la misa, mas adelante llegó el turno al “abrazo de la paz” y allí se armó la de San Quintín: free hugs hasta en la sacristía, daba risa ver los niños dándole abrazos hasta el cura (Juan Mann se hubiera sentido feliz) y fue por tanto rogar que volvieran a sus asientos que la cuestión se aplacó pero quedaron encendidas las golondrinas con tanto barullo….
En definitiva, los niños sabiendo que estaban en un acto muy serio, hicieron todo lo posible para mantenerse tranquilos y luego de concluir los actos en la plaza, quise preguntarle a Mauricio si le había gustado y obtuve como respuesta un “na guará papá” contundente. Las fotos siguientes ilustran algunos momentos del acto:
llegandito a la Iglesia

jovenes entregando ofrendas

niños y maestros en la misa

En el altar Mauricio y Maria Emilia
Entonado el himno

Colocando la ofrenda floral

4 comentarios:

J-oda dijo...

Transformarse en niño, para hablarle a ellos. Eso me agrada de todos, no sólo del sacerdote que refieres.
En mi tierra existe una misa para niños desde que me acuerdo. Lo estableció el anterior párroco, a lo largo de sus casi 26 años de vida sacerdotal por este pueblo. El era un increible orador, más su maestría la "vivías" en las misas de los niños.
Saludos traviesos desde mi ahora.

caribe dijo...

Q nota las fotos! a veces me olvido de "la casa"!!!!
Hey vale la pena acotar (en mi comentario del otro post) q la PRIMERA "sucursal" de las hermanas de la caridad en el MUNDO fue en Cocorote.

Waiting for Godot dijo...

Me encanta tu hijo, tiene una sonrisa tan hermosa, es bello!!!
Mira y me quedo loca con todas las cosas que pasan en Cocorote, allí uno no se aburre!
Besos!!!

Elier dijo...

ja ja, pueblo pequeño, infierno grande je je