sábado, julio 07, 2007

Una piedra en el camino

Este viernes que pasó, terminada la jornada nocturna de clases, las aulas desiertas indicaban que el semestre había culminado y apenas uno que otro estudiante rezagado en la búsqueda de sus notas hizo presencia para preguntar si pasó la asignatura...

Luego de luchar con el ingreso de las notas al sistema, un poco de helado no caía mal y haciéndome acompañar de Marcos Mendoza, quien lo encontré en los aburridos pasillos del instituto, me dirijí a la esquina de la vieja plaza del mercado donde queda el farmatodo que cierra tarde y siempre mantiene sus anaqueles repletos.

La hora apretaba, eran las nueve de la noche y la oscuridad arropaba la plaza cercana que, a instancia de su arboleda y banquitos, se mantiene inquietantemente asediada por escasos vendedores de promiscuidad y vicio. Si bien no hay robos ni atracos, la venta de estupefacientes define sus visitantes nocturnos y entre la poca luz fui tratando de estacionarme cerca de la farmacia, observando los “vigilantes callejeros” de carros que como una flecha corren a colocarle el cartelito de “vehiculo vigilado” una vez que te has estacionado para ganar algunas monedas.

Buen puesto, apenas diez metros nos separaban a Marcos y a mi de la farmacia pero, antes de llegar a la entrada divisé una persona conocida pidiendo algunas monedas para ir corriendo al frente a comprar lo que calma su desosiego. Si, es ella. No le doy tiempo de esconderse ya que evita los viejos amigos por su condición un tanto andrajosa pero una vez que la abrazo siento que solamente es su ropaje lo que inquieta ya que al tacto su cabello y su olor a perfume del cual quedo impregnado me indican que se baña con regularidad.

Tartamudea como siempre, me mira directamente a los ojos evitando que la detalle pero me es imposible dejar de hacerlo, su juventud y otrora belleza se han desvanecido a pesar de que no llega a treinta y las ojeras cuentan de sus largas noches a medio dormir en la intemperie, evitando por lo general ser violada por sus propios amigos de juerga.

Le dejo afuera esperando mientras voy pensando que llevarle de los anaqueles de farmatodo. Marcos que vive cerca de allí, la identifica como una maromera de semáforo (llegaron a San Felipe con sus juegos de candela) aunque mas bien es una chica enferma por el consumo de drogas que a pesar de la estricta actitud de su mamá quien vive cercana a mi hogar, tarde se dio cuenta de los pasos en que andaba esta bella y joven chica, también madre de una niña compañerita de Mauricio.

No, no es justo que por el consumo de las drogas muchos jóvenes se estén quedando en el camino. Esa droga denominada “piedra” es de acuerdo a lo que dicen, los residuos de una cocaína de escasa pureza con altos niveles de queseyo pero que innegablemente está volviendo altamente adicta a quienes la consumen, hasta el punto de volverlos sombras andantes y luego de convertirse en famélicos seres, pierden por lo general la razón y son encontrados muertos por distintas causas, aunque todos sabemos cual fue el detonante.

Salgo con el helado en una mano y una gran barra de chocolate en la otra, no le ofrezco dinero puesto que temo que lo vaya a invertir inadecuadamente, pero cuando me acerqué a ella me dijo que la “salvara” por una premura de su feminidad. Como era imposible negarme accedí, aunque pensé en devolverme a la farmacia a comprarle personalmente las toallas, pero no quise desconfiar mas de ella pidiéndole información sobre la marca que usaba,

Ya despidiendome, no dejé de increparle y decirle que se diera un chance – claro Elier, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista - me dijo con baja voz. Seguro que lo vas a hacer?, insisto, y solamente me contestó, -se te quiere un mundo amigo y reza por mi, no le vayas a decir nada a mi mamá que me viste y caigo en cuenta que es una enorme batalla la que debe transitar para volver a su casa.

A casi dos años de su desaparición, me alegro que haya recordado mi nombre en la oscuridad de la noche, y saboreando un poco de helado, me acuesto pensando que una plegaria no basta, que cuando vea a su mamá definitivamente la abordaré para tratar de buscar una solución, ya que mientras siga con vida existe siempre una oportunidad.

13 comentarios:

Nany dijo...

Co#o mi viejo, esas son las cosas que me hacen leerte y releerte! Usted es un palo de hombre!!!
Mi abuela me decia cuando ni#a: "si alguien se ahoga, uno le da la mano una vez, dos veces... si a la tercera te hunde, es cosa de uno morir ahogado..." por eso siempre he pensado, que cuando uno da la mano a la primera, tiene que saber que la fuerza de la "mano"... tiene que valer por mil...
Un Beso y mucha suerte!

Rosa dijo...

Elier verdaderamente es largo el camino que debera recorrer si quiere salir de eso, si puedes ayudala pero recuerda que debe ser ella la convencida de querer cambiar sino probablemente no lo logre, pero tu trata y que la familia la apoye, sera traumatico para todos pero mas traumatico sera que un dia la encuentren tirada en la calle sin que hayan hecho nada. DEsgraciadamente en tantas familias pasa eso. Un abrazo

J-oda dijo...

Corazon de león, que me has hecho llorar a mares...

Justo ayer tuve un sueño de esos miso y hoy te leo. Enseguida vinieron a mi nuestros muchachos Elier. Nadie como tu para con tacto y mucha determinación le cuente a su mami.

Máximo si aún recuerda tu nombre.

Las piedras del camino se evitan, se saltan, se bordean o se quitan...

Ya tu sabes que hacer y YO confío en ti.

Besos tristes para ti.

PD: Esta vez lo hice bien? ... NUESTROS muchachos

Miguel Pinto dijo...

Elier, este cuento me rompió el alma y me hizo recordar la historia de mi odontologo y amigo de la infancia, quien despues de ser un dentista muy exitoso, cayó poco a poco en las drogas y después de un amigo común lo encontró como un indigente, durmiendo sobre unos cartones en la Plaza de La Concordia, donde tantas veces jugamos juntos siendo ambos niños, el y yo, y eso es terrible de verdad, luego otro amigo, logró medio recuperarlo y mandarlo a España con su familia.

Es desastroso lo que hace la droga y pensar que es ciertamente fácil caer en sus garras.

Leyendo tu historia anticipé que le comprarías un chocolate, yo hubiera hecho lo mismo.

Un abrazo amigo.

Waiting for Godot dijo...

Elier, en verdad se te quiere un mundo, tu corazón es de oro. Es triste esto es muy triste que haya tanta gente así de enferma con su adicción en el mundo. Besos. TQM

SOL dijo...

uffff
Gracias a Dios aun vive esta muchacha que por los juegos del destino termino en un camino tan destructivo, y del cual es muy dificil salir, pero con la VOLUNTAD y el APOYO de los suyos lo puede lograr.
Es una durisima realidad, de la cual gracias a Dios vivi lejos años luz, ver como los jovenes de hoy, al contrario de mi experiencia, la tienen a la mano como si fuera el helado que te comiste, es bastante preocupante.
Que Dios le de fuerza y luz a esa joven para que salga de ese circulo vicioso tan negativo.
Un abrazo!

adelita dijo...

Eres maravilloso, ojalá que puedas hacer algo para recoger a esa mujer de las garras de la droga y de la calle.
Un beso
Adela

Tu vecina Day dijo...

..es difícil escribír sobre este tema,cuando las bases de muchas familias están resquebrajadas,y más de la opinión que se hace la gente sobre la Indigencia sin mucho conocimiento de causa hacia el enfermo,sin siquiera saber cúales son los ingredientes mortales que tiene la famosa "piedra"esa.Una vez escuché algo inaudito y fué que la crearón precisamente con intereses diabólicos para que la ida de los "lumpen" de la sociedad fuese mucho más rápida.

-Al escribír estás palabras me duelen mucho,porque al fínal es la misma sociedad quién al una persona no ser "productiva"los margina y los desprecia..y ya no sabes que es lo que acaba más rápido con ellos..si la droga o el desamor.

Un abrazo.
triste post..

Pancho dijo...

Es muy triste que esa porquería, este destruyendo a tanta gente y haciendo sufrir a sus familias...

Ojalá ella encuentre las fuerzas para salir de esa oscuridad

Amigo Ud. tiene un gran corazón

Un fuerte abrazo

Odrita dijo...

Dois la cuide... todavia tiene chance.. =(
Besos...

Adriana dijo...

EY! no había pasado por acá paisanito!

Habrás leído al caribe no? quien también es de cocorote.

buenísimo tu blog!

Saludos

Nostalgia dijo...

Qué hermoso Elier!
es temprano para algunas lagrimitas?
qué importa, ya las derramé :)
bello gesto ♥

graci dijo...

buenas estas cosas me jacen llorar mucho tengo mi hija con ese problema de las drogas esta muy flaca y descuidad y no se deja ayudar su esposo tambien consume y estoy desesperada algunas veces ella me dice que la ayude pero ella quiere internarse con su bebe de 10 meses y si no no lo hace no quiere separarce de su hijo ayudenme que hago desde barquisimeto venezuela