jueves, noviembre 29, 2007

El hombre de los pasos circulares

Un buen día universitario entro a mi vida y a mi corazón, siendo elemento vital y activo de esa clase de sociedad de poetas muertos que nos mantenía unidos en la irreverencia junto con el Poeta Ramón Guillermo y por supuesto a Pablo Bolívar, de quien luego les comentaré.

Elis Bravo es un falconiano maravilloso que se ganó el respeto y la admiración de todo ese grupo de necios lectores de poesía, textos universitarios y polarcitas que nos citábamos en los más reconditos botiquines estudiantiles de Naguanagua y Valencia.(recuerdo al Perecito con su gran cantidad de rokolas) Llegó con su frente en alto, montado en su vieja y pesada “carrucha” que lo transportaba desde aquel fatal accidente que lo inmovilizó cuando en una competencia universitaria de pesas, fracturó su columna con un envión más agresivo y pesado que su humanidad.

Pero esto no amilanó su temple y sus deseos de vivir, lo esperábamos a la salida de la Facultad de Educación para irnos juntos a comer al comedor de FACES, y en varias ocasiones, cuando no contábamos con el cisne azul del poeta, debíamos caminar unos tres kilómetros para llegar a ese recinto y mientras esto sucedía, la risa y los versos aparecían para disminuir el inclemente sol de mediodía.

Fue por aquel entonces que descubrimos que a Elis le quedaba flojo el epíteto de minusválido, la verdad era que andaba con nosotros caminando y corriendo en esas locas apuestas de quien llegaba primero. Cuando al fin nos disponíamos a comer y le decíamos “siéntese por acá Elis”, caíamos en cuenta que en ese momento él se encontraba de pie a pesar que estuviera en la silla, por lo que el Poeta se le ocurrió para reír a nuestro antojo, aquella inolvidable adivinanza: ¿En que se parece Elis Bravo a un pez?- guaaa, que el pez no se sabe cuando toma agua y Elis no se sabe cuando está de pie!!!.

Elis siempre fue autosuficiente, trabajaba en el peaje de La Entrada, bajando a Puerto Cabello y con su sueldo se llegó a comprar una silla ultraliviana que al utilizarla por primera vez, levanto el patero y cayo cuan largo era, pero la risa era su mejor semblanza y en eso andaba, compitiendo en varios países suramericanos (pertenecía al equipo universitario de baloncesto y a la selección nacional) y peleando alguna vez con los argentinos que se burlaban de su antigua silla cuando todos ellos poseían ultralivianas desde hace tiempo.

En más de una oportunidad debíamos ir a buscarlo a su residencia ya que se le ocurrió alquilar, una casita que se encontraba en la entrada de la Universidad a unos treinta metros del arco de Bárbula, por lo que debía salir disparado junto con su novia, para evitar los efectos de las bombas lacrimógenas cuando habían disturbios en la universidad, je je, era como vivir en pleno jardín botánico allende a la UCV.

Alguna vez le vi discutir con un muchacho que andaba en sillas de rueda y que pedía dinero por los alrededores de la plaza Bolívar de Valencia, le increpaba su debilidad por vivir como pordiosero cuando era joven y podía estudiar y trabajar. En ese momento lloraba de rabia y supe que jamás se rendiría y que a pesar del tiempo y la distancia –como en los actuales momentos- su vida sigue siendo motivante y llena de sueños en este mundo de soledades tantas...

Este post se lo dedico a Jherwin, destacado estudiante de pasos circulares al que con mucho afecto le imparto clases de Valoración Aduanera y no se deja acorralar por los largos y engorrosos ejercicios de cálculo numérico que le aplico a su grupo.

7 comentarios:

Nany dijo...

Na'guara mi viejo, con el puro titulo se me hizo un nudo en el estomago, que belloooooooooooooooo... me encanto, la historia una pasada, pero el titulo.. joder, una belleza!!!!
Muchos Besos!!!!

Elier dijo...

Como se quiere a un hermano, asi queriamos a Elis, sin remilgos. Jamas le conoci familiares puesto que eran muy humildes y les costaba a ellos visitarlos, pero lo que eramos nosotros siempre le dabamos una vuelta. Hace un año escribio un libro pero no le he vuelto ver. Dios le bendiga donde este.

Kim Basinger dijo...

Bravo por Elis, con su comportamiento nos ayuda a todos a valorar la vida, enviale mi admiración.

Waiting for Godot dijo...

Dios, es grandioso, me encanta como nos presentas a tus amigos, TQM. Besos.

Anónimo dijo...

si, lo conozco desde hace mucho tiempo

Anónimo dijo...

si desde hace mucho tiempo conozco a Hebra (si a hebra ) (asi se identificaba en sus poemas

Anónimo dijo...

por favor me gustaria saber si alguien conoce el correo de elis bravo lo haga llegar por medio de este blogger. gracias.