La vida era perfecta al llegar las vacaciones; más si esas vacaciones se disfrutaban en la casa materna de Banco Obrero en Cocorote

jueves, agosto 16, 2007

Perú somos todos

Anoche mientras veía las reseñas noticiosas sobre el terremoto que sacudió a Perú, vinieron a mi mente algunos episodios ocurridos en los casos de desastres naturales donde participé como rescatista. Vale destacar que, en aquellas oportunidades me vi inmerso en situaciones donde me topaba de frente con el terror pintado en las caras de las personas involucrada en los desastres que, claramente señalaban los efectos sicológicos que los apremiaba. A mas de quince años de haber salido del grupo de rescate Servicio de Emergencia y Radio SER-Yaracuy, todavía tiemblo ante una situación de desastre, mientras observo a los funcionarios de la cruz roja y protección civil, en conjunto con militares y bomberos realizando operaciones de salvamento y triaje. Vaya mis mejores deseos porque el pueblo peruano supere rápidamente esta conmoción y que cada integrante de salvamento y apoyo realice sus labores de forma oportuna y con el mínimo de riesgo. Amén.

3 comentarios:

Pancho dijo...

Si ciertamente las noticia y las imágenes son terribles, me uno a tus oraciones por el pueblo peruano, para que supere la conmoción, que así sea.

Nany dijo...

Que cosas con los fenómenos, no? En España hace unos días atrás hubo un temblor que se sintió en casi todo el pais y por acá, viene un huracán... que te puedo decir... que cuando no nos agarra el chingo, nos agarra el sin nariz!

Waiting for Godot dijo...

Amén. Besos.