lunes, mayo 21, 2007

Remembranzas por un limonero especial

El resfriado que tengo no me abandona y entre comidas sin gusto y con la nariz tapada iba recordando al mediodía, el poema “El limonero del Señor” de Andrés Eloy Blanco, lo que me hizo recordar la efemérides de su muerte que para más señas se conmemora hoy 21 de mayo, cincuenta y dos años de su desaparición acaecida en México mientras trataba de cruzar una calle.
Si bien este poema no me lo aprendí de memoria como “La loca Luz Caraballo” o “coplas de amor viajero”, sucede que cuando estoy por el centro de Caracas y me encuentro cerca del Nazareno de San Pablo, los primeros versos de este poema vienen a mi mente de manera automática y es por eso que hoy al recordarlo en otras condiciones, valga la oportunidad para compartirlo con ustedes en honor a este insigne cumanés denominado con mucha razón, el poeta del pueblo venezolano:

En la esquina de Miracielos
agoniza la tradición.
¿Qué mano avara cortaría
el limonero del Señor...?
Miracielos; casuchas nuevas,
con descrédito del color;
antaño hubiera allí una tapia
Y una arboleda y un portón.

Calle de piedra; el reflejo
encalambrado de un farol;
hacia la sombra, el aguafuerte
abocetada de un balcón,
a cuya vera se bajara,
para hacer guiños al amor,
el embozo de Guzmán Blanco
En algún lance de ocasión.

En el corral está sembrado,
junto al muro, junto al portón,
y por encima de la tapia
hacia la calle descolgó
un gajo verde y amarillo
el limonero del Señor.
Cuentan que en pascua lo sembrara,
el año quince, un español,
y cada dueño de la siembra
de sus racimos exprimió
la limonada con azúcar
Para el día de San Simón.

Por la esquina de Miracielos,
en sus Miércoles de dolor,
el Nazareno de San Pablo
Pasaba siempre en procesión.
Y llegó el año de la peste;
moría el pueblo bajo el sol;
con su cortejo de enlutados
pasaba al trote algún doctor
y en un hartazgo dilataba
su puerta «Los Hijos de Dios».

La Terapéutica era inútil;
andaba el Viático al vapor
Y por exceso de trabajo
se abreviaba la absolución.

Y pasó el Domingo de Ramos
y fue el Miércoles del Dolor
cuando, apestada y sollozante,
la muchedumbre en oración,
desde el claustro de San Felipe
hasta San Pablo, se agolpó.

Un aguacero de plegarias
asordó la Puerta Mayor
y el Nazareno de San Pablo
salió otra vez en procesión.
En el azul del empedrado
regaba flores el fervor;
banderolas en las paredes,
candilejas en el balcón,
el canelón y el miriñaque
el garrasí y el quitasol;
un predominio de morado
de incienso y de genuflexión.

—¡Oh, Señor, Dios de los Ejércitos.
La peste aléjanos, Señor...!
En la esquina de Miracielos
hubo una breve oscilación;
los portadores de las andas
se detuvieron; Monseñor
el Arzobispo, alzó los ojos
hacia la Cruz; la Cruz de Dios,
al pasar bajo el limonero,
entre sus gajos se enredó.
Sobre la frente del Mesías
hubo un rebote de verdor
y entre sus rizos tembló el oro
amarillo de la sazón.

De lo profundo del cortejo
partió la flecha de una voz:
—¡Milagro...! ¡Es bálsamo, cristianos,
el limonero del Señor...!

Y veinte manos arrancaban
la cosecha de curación
que en la esquina de Miracielos
de los cielos enviaba Dios.
Y se curaron los pestosos
bebiendo el ácido licor
con agua clara de Catuche,
entre oración y oración.

Miracielos: casuchas nuevas;
la tapia desapareció.
¿Qué mano avara cortaría
el limonero del Señor...?
¿Golpe de sordo mercachifleo
competencia de Doctor
o despecho de boticario
u ornamento de la población...?

El Nazareno de San Pablo
tuvo una casa y la perdió
y tuvo un patio y una tapia
y un limonero y un portón.
¡Malhaya el golpe que cortara
el limonero del Señor...!

¡Mal haya el sino de esa mano
que desgajó la tradición...
!Quizá en su tumba un limonero
floreció un día de Pasión
y una nueva nevada de azahares
sobre la cruz desmigajó,
como lo hiciera aquella tarde
sobre la Cruz en procesión,
en la esquina de Miracielos,
¡el limonero del Señor...!

8 comentarios:

Pancho dijo...

Cuantos recuerdos me traen los poemas de Andrés Eloy Blanco, pues mi abuela los solía recitar, por ahí me quedo de ella su edición de Poda y Giraluna.

También cada vez que alguien nos visita desde allá, no podemos dejar pasar la oportunidad de llevarlo al Paseo de Venezuela en el Parque El Retiro a rendir homenaje al busto del poeta del pueblo venezolano.

Gracias por recordarme ese hermoso poema... un abrazo y que te mejores pronto

J-oda dijo...

Ese Nazareno es igualito a mi Abuelita CArmen.

No se lo baja del pensamiento...

Que grato homenaje Cocoroteño favorito...

Te traje torta pero sin quesillo
(se me ha caído
...
...
...
en la boquita)

Waiting for Godot dijo...

Se me han puesto los pelos de punta,además yo soy una devota del Nazareno. Besos.

Elier dijo...

Amaneci super bien, me faltaba era un poco de sueño y listo (me acoste ayer apenas al llegar y me desperte a las 5 am).
Pancho:
Tu te imaginas que en cada familia exista una persona que recite poesia??. Por cierto, cuando estuve en Madrid con mis amigos cocoroteños pasamos por el Retiro y no olvidamos a AEB, fotos para la posteridad.
J-oda:
la verdad que si, es una imagen muy venerada. por cierto, los bloggers venezolanos deberiamos inventarnos una de tener nuestro patrón (na). que te parece la idea??? TORTA, con lo glotón que soy y no me das el quesillo, pues en cualquier momento voy a Maracay y lo busco. Muchos abrazos
Waiting:
Hola mi princesa, si no eres devota del Nazareno le faltaria algo a tu acervo caraqueño, asi que eres a pesar de las distnacias toda una hija del Avila. Abrazos cocoroteños (los besos me los guardo no te vaya a pegar la gripe) je je

Nany dijo...

Jamas habia leido este poema, no soy muy amante de la poesia que no venga de Neruda o Benedetti (se nota en mi blog)o que no escriba yo (ique) mesmamente, pero que belloooo, porque brinda una gama de imagenes increibles... lo iba leyendo y me iba haciendo la pelicula de lo que debio haber sucedido en el tiempo de la peste... interesante... pero mas interesante es ver como el ser humano elimina de su paso, las cosas que no son solamente cultura, si no esas que te llenan de fe!. Increible, triste y tan cierto!
Un Beso en la frente pues, porque eso de tener gripe en este momento no me serviria de mucho.
Abrazotes desde aca!

Elier dijo...

Nany querida,
Con tu comentario me hicistes releer nuevamente lo escrito y efectivamente deleitarme como en una pelicula lo esbozado en el poema. ¡que bueno ha sido esto!!!
Abrazos cocoroteños para ti

Waiting for Godot dijo...

Es así, te cuento que el Nazareno a mi me ha hecho muchos milagros, tengo mil historias que contarte, esas me las reservo para cuando estemos con Topacio y tus hijos aquí en mi casa tomándonos un buen vinito juntos. Te quiero mucho mi Elier.

Elier dijo...

Gracias cariño, corri por un momento a traves de las calles de Amsterdam solo para abrazarte, lo hice y regrese